Cómo ayudamos a los científicos en la Antártida: ¡la historia @Sigfox del día!

La idea era estupenda pero necesitaba de la unión de tres organizaciones interesadas en el medio ambiente y en el temible cambio climático.

¿De qué se trataba? De dar apoyo y seguridad tanto a los científicos como a los equipos de investigación de la expedición BELARE: un team sorprendente de técnicos e investigadores especializados en glaciología, climatología y geomorfología que, durante tres meses ¡y en plena Antártida!, desarrollaron proyectos de investigación para comprender los cambios en el clima y la sostenibilidad del planeta.

ctxn4ncwaaeegxg

De esta manera, el Secretariado Polar de Bélgica, la Fundación Sigfox y SENSOLUS se unieron para dar seguridad a la expedición y a sus respectivos equipos. La expedición BELARE fue alojada en la Estación Princess Elisabeth: la primera estación polar que opera enteramente con energía solar y eólica y que, desde 2009, es la casa de distintos científicos del mundo que van a la Antártica a hacer sus investigaciones sobre el medio ambiente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Cuál fue la labor de Sigfox? Implementar la red en uno de los climas más difíciles y severos del mundo para asegurar la seguridad de las condiciones de trabajo de los científicos y de los equipos. A través de dos antenas instaladas en la estación polar se conectaron 45 trackers GPS a la red Sigfox y, de esta manera, se pudo enriquecer la investigación con la medición del movimiento de grandes bloques de hielo, la observación de la nieve, y la colección de data a largo plazo. Conectar el mundo físico es una gran oportunidad para obtener información vital, además de aprovechar las ventajas que da la observación satelital.

capture-decran-2016-09-24-a-08-41-50

La misión de la Antártida fue finalmente un éxito y una enorme satisfacción para la Fundación Sigfox.