@SIGFOX no le teme a los operadores de telefonía celular LTE-M y NB-IoT

Compartimos, en español, este artículo de SILICON sobre los desafíos de Sigfox frente al LTE-M y el NB-IoT.

“Para Sigfox, estandarizados o no, los operadores de telefonía celular NB-IoT están lejos de haber ganado la partida del IoT

Es evidente, pues, que Sigfox no comparte el análisis de Franck Bouétard. El CEO de Ericsson-Francia nos sugirió que los objetos conectados SigFox y Lora terminarán cediendo frente a los que llevan la voz de los estándares IoT del 3GPP (la asociación de la tecnología de normalización móvil), es decir: el LTE-M y el NB-IoT. Según Bouétard, el volumen de producción de estos objetos “estandarizados” para las redes celulares LTE terminará reduciendo los costos de los módulos de comunicación en la misma proporción en la que lo hace SigFox: entre 2 y 3 dólares. Volúmenes que se acelerarán con la voluntad política de China para implementar el NB-IoT a nivel nacional y multiplicar la producción de objetos compatibles.

En el stand de Sigfox del Mobile World Congress (hecho de cartón para enfatizar el bajo costo de la red), Laetitia Jay se pregunta si el despliegue de esa red nacional dedicada a la IoT no es una cortina de humo. “La actualización de software, que no es ciertamente gratuita, se puede hacer sólo con equipos de última generación”—señala la directora de marketing del operador francés— “y las antenas de las estaciones base pueden requerir modificaciones. Por lo tanto, la actualización será también de hardware. Al final, el NB-IoT podría ser más caro de lo que se anunció inicialmente. “Y aunque China podría causar el tsunami de objetos NB-IoT evocada por Ericsson, Sigfox tiene toda la intención de conquistar esta región”.

“Eso está previsto para el 2018”—asegura Thomas Nicholls, vicepresidente ejecutivo responsable de la comunicación de Sigfox— “aún cuando este no es un mercado fácil. Tenemos que encontrar el socio adecuado (que implementará y comercializará la red de redes).” Rusia y la India también están en la hoja de ruta de Sigfox.

Thomas Nicholls, vicepresidente ejecutivo de comunicaciones en Sigfox

El NB-Iot va a asumir las consecuencias

El portavoz que acompaña al operador de Toulouse desde su creación en 2011, defiende los componentes de baja energía frente a los del NB-IoT. “El NB-IoT es una tecnología celular que resulta compleja frente a la red Sigfox que se contenta con escuchar los mensajes. La simplificación del silicio y del comportamiento del objeto que emopuja la reducción del consumo hasta el extremo”. Sobre si el 3GPP haya podido diseñar sus normas para que los objetos tengan una vida útil de 15 años, Laetitia Jay es escéptica. “Hay riesgos sobre el terreno. La realidad es más compleja que los resultados de laboratorio. Y Sigfox, que despliega su solución desde hace casi seis años, puede presumir de los contratiempos que ha sufrido para poder garantizar la vida de un objeto mientras está en servicio de acuerdo a sus usos” agrega ella.

Por último, la norma que permitiría desplegar objetos a través de las redes LTE del planeta, no es una garantía de la conectividad sin fisuras como lo señala Ericsson. “El NB-IoT sigue siendo un modelo de operador y no es indicativo de la forma como cada jugador operará tanto su red como sus servicios” sostiene Laetitia. “La diferencia con Sigfox es que nosotros proponemos una única red, con un corazón de red centralizada y una integración única de los objetos”

¿Las diferencias de frecuencia utilizadas para operar en las cuatro zonas del planeta no complica esta integración?

“Las bandas están bastante cerca (menos de 1 GHz), por lo que es fácil de producir módulos que operan a 3 dólares en todo el mundo; la configuración de radio se efectúa por el soporte informatico” dice Thomas Nicholls. Por último: “¿El modelo del objeto que vale 1 euro por año será de interés para los operadores? ” se pregunta la responsable de marketing.

Una posible convivencia entre Sigfox y el NB-IoT

Thomas Nicholls es consciente de que los objetos conectados a través de redes celulares van a desarrollarse. Pero no, de un manera masiva, antes de 2020. De acuerdo con él, las pruebas de campo se iniciarán el próximo año. Además considera que el NB-IoT es una tecnología complementaria a la de Sigfox. “Incluso podíamos ver la llegada de los objetos que traen los dos protocolos, por ejemplo, en las aplicaciones de seguimiento (tracking). Los clientes no están interesados ​​en la tecnología en sí, sino en cómo se puede optimizar su negocio de acuerdo con los casos de uso bien definidos”.

Y la geolocalización podría ser uno de esos casos. Sigfox acaba de anunciar recientemente Spot’It, un servicio que permite identificar con precisión un objeto que está entre menos de 10 km y menos de 1 km dependiendo de la densidad de las antenas de la zona en que se encuentra. La solución se basa únicamente en el análisis de los datos recibidos, sin impacto en la red o el consumo. Si Spot’It interesara a las empresas de logística, debería también atraer la atención de los servicios de vigilancia de los objetos que no se supone se muevan. De la mism forma, la lucha contra el robo de vehículos. Pero también proporcionar información sobre las entregas de productos a las zonas de los fabricantes que no están en contacto directo con el cliente final y para el cual un sistema de CRM es demasiado engorroso.

Mientras tanto, Sigfox sigue adelante con sus actividades.

Sigfox listo para el 5G

¿De qué forma planea Sigfox inscribirse en la red 5G, la red por excelencia para los artículos del hogar? “El 5G mueve la red a través de un Software Defined Radio y una Nube base. Es lo que ya hizo Sigfox, señala el gerente de marketing. Vamos a llevar la interoperabilidad para llevar el objeto al corazón de la red”En otras palabras, propone la “nube-a-nube” y permite a un industrial integrar los objetos SigFox en su plataforma de gestión. “Ofrecemos una solución optimizada, estamos listos para el 5G” concluye Laetitia Jay.”