@Sigfox: Sobre cómo los mundos IoT ya están conectados desde la órbita

Fuente: Paessler

“Inicialmente, este artículo habría comenzado con las palabras “Un pequeño paso para …”, pero en cada equipo confiable de escritores, esta sería una razón para cancelarlo. Aún así, lo que Sigfox anunció a mediados del año pasado es un gran salto. Sigfox enviará satélites al espacio y, por lo tanto, también podrá cubrir áreas de la tierra donde esto no es fácil de implementar en forma terrestre.

En caso de que usted tenga tanto conocimiento del espacio como yo –que no es ninguno–, he recopilado algunos datos interesantes sobre el lugar en el que pronto pasarán los satélites de Sigfox.

Dado que todo el material de LPWAN sería inútil si los satélites estuvieran a una altitud extrema (las señales solo podrían recibirse débilmente, y en algún momento no), estos circundan la Tierra en una órbita terrestre baja a una altitud de entre 500 y 600 kilómetros.

Es cierto que eso todavía suena bastante alto. El término Baja Órbita Terrestre (LEO, también llamada Cercana Órbita Terrestre) se utiliza para describir altitudes de entre 200 y 2.000 kilómetros. LEO son las órbitas más pobres en energía y, por lo tanto, las más fáciles de alcanzar. Las naves espaciales se mueven allí a una velocidad de unos 7 km / s y necesitan unos 100 minutos para hacer una órbita alrededor de la tierra. La visibilidad y, por lo tanto, el contacto de radio con una estación terrestre, es de 15 minutos por ronda.

Aquí les dejo algunos valores para la comparación de altura:

° El salto de Felix Baumgartner para el proyecto Red Bull Stratos tuvo lugar desde una altura de casi 40 kilómetros.
° El primer satélite en el espacio, el Sputnik 1, alcanzó una altitud de 215 kilómetros. La ISS orbita la tierra a una altitud de 340 kilómetros.
° Los satélites GPS ya no están en el LEO, sino que ya están en la zona MEO (órbita terrestre media) hasta una altitud de 20,315 kilómetros sobre la tierra (orbitan a la tierra exactamente dos veces al día).

Sobre la zona MEO hay un lugar llamado HEO, que comienza a una altitud de aproximadamente 36,000 km. Sin embargo, todo esto todavía pertenece a los alrededores más cercanos de la tierra. Resulta que la órbita geocéntrica es un lugar bastante espacioso.

Desde la posición de los satélites Sigfox, estos recopilarán datos de objetos conectados de todo el mundo y los transmitirán diariamente a una estación terrestre (ubicada en el archipiélago noruego de Spitsbergen en el Océano Ártico).

El enlace satelital será complementario a las redes terrestres de IoT y utilizará las mismas antenas omnidireccionales. A pesar de la conexión con el espacio, los objetos conectados no deben ser más caros ni consumir más energía (otro factor cuya ausencia haría que todo el material de LPWAN sea inútil).

Visto objetivamente, el paso en el espacio es enorme para Sigfox. Ningún otro proveedor de tecnología LPWAN tiene estos recursos para cubrir potencialmente todas las áreas terrestres difíciles.

A pesar de nuestra estrecha asociación con Sigfox, nosotros en Paessler no tenemos intención de disparar a nada ni a nadie al espacio. Si lees lo contrario, es probable que vuelva a ser el 1 de abril y realmente deberías dejar de creer todo lo que hay en Internet.”