3 maneras en que los sensores IoT pueden mejorar el cuidado de la gente de la tercera edad

Fuente: Hit Consultant / Escribe

A medida que la población envejece, los sensores IoT y los dispositivos habilitados pueden llenar los vacíos donde las familias no tienen visibilidad y las enfermeras carecen de tiempo o recursos.

La asistencia sanitaria ha llegado a un punto crítico de inflexión. Los baby boomers, la generación viva más grande de 72 millones de personas, están llegando a la edad en la que requieren más atención. Este aumento en las personas mayores coincide con otras variables relacionadas con la atención, incluidas las expectativas de estilo de vida en evolución de los baby boomers y la actual escasez de enfermeras. Los proveedores, los pacientes y sus familias deben reconsiderar la atención superior adecuada y cómo se brinda esa atención.

Ya sea que las personas de la tercera edad permanezcan en casa o se muden a un centro de vida asistida, su atención requiere visibilidad, responsabilidad y capacidad de acción. Para las familias que no pueden estar allí las 24 horas del día, los 7 días de la semana, y para las enfermeras cuyos recursos ya están dispersos, la tecnología puede ayudar a garantizar la atención adecuada a las personas mayores. Los dispositivos habilitados para IoT pueden proporcionar información basada en datos sobre la salud, el paradero y el estado del paciente en tiempo real, para que los proveedores y las familias puedan mantenerse actualizados y responder ágilmente según sea necesario.

A continuación, presentamos tres formas en que las ideas basadas en IoT pueden ayudar a los proveedores y a las familias a cuidar mejor a los pacientes mayores:

1. Confirmar la calidad de la atención

Hoy en día, las personas mayores se quedan en sus propios hogares por más tiempo antes de pasar a los centros de enfermería. Sin embargo, este deseo de independencia no viene sin complejidad. Según una encuesta de AARP, el 76% de los estadounidenses mayores de 50 años dicen que preferirían permanecer en su hogar actual el mayor tiempo posible, pero solo el 46% anticipa que podrá hacerlo.

Garantizar una atención médica segura y suficiente en el hogar para adultos mayores es difícil. El sesenta y cinco por ciento de los adultos mayores con necesidades de cuidado a largo plazo dependen exclusivamente de familiares y amigos para brindar asistencia. El problema con esto es que si la familia y los amigos viven lejos, proporcionar un nivel adecuado de asistencia es casi imposible, especialmente en el caso de una emergencia. El treinta por ciento de las personas mayores complementa la atención familiar con asistencia paga. Sin embargo, algunas familias temen que los proveedores de atención no se queden por el tiempo acordado o que no hagan un buen trabajo. Preferirían una capa adicional de comodidad sabiendo que las enfermeras administran la atención a tiempo y según sea necesario.

En lugar de confiar en el código de honor, los pacientes y sus familias pueden implementar lectores de tarjetas de tiempo conectados a IoT que monitorean a los proveedores de atención y automatizan la facturación en función del tiempo real que pasan en un hogar. Este sistema confirma a las familias preocupadas que los proveedores se están registrando según sea necesario y prestando servicios de medicamentos, comidas y atención médica de acuerdo con los requisitos del paciente. Como resultado, los pacientes obtienen la atención que necesitan, y la pagan con precisión, mientras que los familiares y amigos obtienen tranquilidad.

2. Detectar emergencias entre pacientes de alto riesgo

Las caídas son la principal causa de lesiones fatales y la causa más común de ingresos hospitalarios relacionados con traumas entre los adultos mayores. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., uno de cada cuatro estadounidenses de 65 años o más se cae cada año. El costo total de estas lesiones relacionadas con caídas fue de $ 50 mil millones en 2015, y se espera que el costo financiero aumente a medida que la población envejezca, y se espera que alcance $ 67,7 mil millones para 2020.

La tecnología conectada a IoT portátil puede ayudar a proteger a las personas mayores de lesiones fatales y evitar que ellos y sus familias se hagan cargo de los gastos médicos mayores. Los relojes conectados a IoT, por ejemplo, pueden activar automáticamente una alerta en caso de una caída o si el usuario presiona un botón de pánico. Los dispositivos pueden durar meses con una sola carga, lo que alivia a los pacientes, las familias y los proveedores de mantenimiento constante.

Los dispositivos conectados a IoT también son valiosos para pacientes que sufren de demencia. Los relojes con chips GPS integrados permiten a los proveedores de atención y a los familiares encontrar a sus seres queridos si se alejan de su hogar. Este nivel de visibilidad permite la independencia de las personas mayores al tiempo que mantiene el nivel de atención externa que necesitan. Del mismo modo, los lectores conectados a IoT también están equipados con sensores de temperatura, por lo que las familias y los proveedores pueden garantizar que los pacientes estén seguros en caso de una ola de calor o una ola de frío. Si la temperatura se hace insoportable debido a la falta de calor o aire acondicionado, se notificará a un médico y podrá intervenir.

3. Asegúrese de que el equipo funciona correctamente

Los pacientes que han pasado de sus hogares a un centro de vida asistida dependen de enfermeras para su atención primaria. Sin embargo, muchas instalaciones de vivienda asistida luchan por controlar la afluencia de pacientes mientras tratan simultáneamente con el personal menguante. Las enfermeras son responsables de una variedad de tareas, desde controlar a los pacientes hasta asegurarse de que el equipo médico esté disponible para los pacientes. Sin embargo, los equipos, como los desfibriladores, a menudo se encuentran en áreas remotas donde es difícil realizar pruebas automáticas con regularidad para garantizar que funcione correctamente. En el caso de un hogar de ancianos, donde hay varios desfibriladores, el personal tiene que verificar cada sistema individual por separado, lo que le quita tiempo al centro de atención al paciente.

Los sensores habilitados para IoT pueden crear desfibriladores conectados que envían información de monitoreo sobre el estado de la puerta (abrir / cerrar), el estado del desfibrilador (OK / Not OK), prueba automática diaria y prueba de batería. Con esta supervisión central, las enfermeras pueden asegurarse de que el equipo crítico funcione correctamente y reasignar el tiempo a otros aspectos de la atención al paciente.

A medida que crece la población que envejece, las familias y los proveedores de atención médica deben adoptar la atención para satisfacer mejor las necesidades de los pacientes en función de los recursos que tienen o no tienen a su disposición. Los dispositivos habilitados para IoT llenan los vacíos donde las familias carecen de visibilidad y las enfermeras carecen de tiempo o recursos. La tecnología por sí sola no cerrará la brecha de atención, pero al equipar a los proveedores, personas mayores y familias con las herramientas adecuadas, como los pocos ejemplos anteriores, los baby boomers y las generaciones futuras pueden envejecer con gracia y seguridad.

°°°

Sobre Jeremy Prince, presidente de Sigfox USA

Jeremy Prince se unió a la oficina corporativa de Sigfox, con sede en Francia, como Director de Estrategia en 2018. En este cargo, trabajó en estrecha colaboración con Ludovic Le Moan, CEO y cofundador de Sigfox en iniciativas clave y la estrategia de la compañía.

Como parte del Comité Ejecutivo de Sigfox, estuvo a cargo de Sigfox España, Sigfox Alemania y Sigfox Estados Unidos. Con el fin de fortalecer y acelerar el negocio en los EE. UU., Jeremy fue nombrado presidente de Sigfox USA, en 2019, mientras también permanecía en el Comité Ejecutivo Corporativo de Sigfox.