Con el seguimiento de objetos, Sigfox busca convertirse en el gigante global del IoT

Fuente: La Tribune / Autor: Pierre Manière

Durante los últimos dos años, el líder francés del Internet de las Cosas ha estado trabajando duro para desarrollar el seguimiento y la localización de mercancías y activos gracias al uso de sensores de comunicación. Para el personal general del grupo, este segmento es estratégico para optimizar la logística industrial

Ludovic Le Moan está convencido de esto. Según el líder de Sigfox, si el grupo tiene que cambiar de tamaño y convertirse en un gigante global del Internet de las Cosas, “será a través del seguimiento de activos”. Claramente, esto implica monitorear y localizar productos y otros activos industriales. Este tipo de solución es cada vez más popular entre los grandes grupos para optimizar su logística y cadena de suministro. En esta área, Sigfox no es un novato: el grupo, que lleva diez años desarrollando tecnología de red de baja velocidad y bajo consumo de energía y bajo costo, ya está involucrado en varios proyectos. Ya trabaja, por ejemplo, con la compañía alemana DHL, uno de los líderes mundiales en el envío de correos, paquetes y carga. Para rastrear los productos, esta subsidiaria de Deutsche Post ha insertado sensores conectados en alrededor de 700,000 carros rodantes en Europa.

PSA y Airbus también trabajan con Sigfox. Sus soluciones de tracking permiten rastrear y optimizar la entrega de partes de automóviles y aviones entre fábricas. El año pasado, junto con Michelin y la firma de consultoría Argon Consulting, Sigfox también creó una empresa conjunta llamada Safecube que comercializa una solución de geolocalización en tiempo real dedicada al transporte intercontinental de mercancías. Además del seguimiento, los sensores instalados en los contenedores proporcionan información sobre las condiciones de entrega, por ejemplo, si hay choques o alta humedad. Safecube quiere atraer particularmente a empresas que a menudo utilizan el transporte marítimo. “Visto desde la industria, los flujos marítimos están probablemente entre los más complejos y menos controlados de la cadena de suministro: rutas mal optimizadas, falta de visibilidad y alta complejidad administrativa debido a una gran cantidad de jugadores”, dijo Fabrice Bonneau, director gerente d’Argon.

Una alianza estratégica con la compañía japonesa Alps

¿Por qué Sigfox, durante más o menos dos años, ha invertido tanto en el rastreo de objetos, que es solo una de las muchas “verticales” del IoT (Internet de las Cosas)? Porque, según Le Moan, el segmento es estratégico. “Con el tracking, hemos encontrado un mercado con un gran potencial”, señala. Este debe permitir que el grupo aumente considerablemente la cantidad de objetos conectados a su red y, por lo tanto, sus ingresos. Sabiendo eso hoy, Sigfox conecta un poco menos de 16 millones de objetos en el mundo.

Para desarrollar este mercado, Sigfox unió fuerzas con Alps, un gran fabricante de componentes electrónicos. Este grupo japonés produce un rastreador de ubicación compatible con la tecnología Sigfox. Es “casi universal” y constituye una solución de implementación inmediata para la mayoría de los fabricantes, dice Ludovic Le Moan. Es este rastreador el que utilizan particularmente DHL, Airbus y Michelin. Para informar su posición, el dispositivo no utiliza un módulo GPS que habría sido demasiado costoso y consumiría mucha energía. Procede detectando las redes WiFi más cercanas, luego envía esta información, a través de un mensaje corto, a través de la red de baja velocidad de Sigfox. Vendido entre 15 y 20 dólares por pieza según Ludovic Le Moan, este rastreador tiene una autonomía de seis años.

Una competencia feroz departe de los operadores móviles

Para el líder y fundador de Sigfox, este dispositivo es un activo para atraer empresas. Según él, tiene el potencial de democratizar el IoT entre los grandes industriales, sabiendo que Alps es capaz de producirlo en grandes cantidades y hasta varios millones de unidades. Ludovic Le Moan compara este rastreador con el “3210” de Nokia, este teléfono “barato y que funciona bien” cuya “adopción masiva” contribuyó al auge a principios de la década de 2000 en la industria móvil . “Hoy, con Alps, tenemos una gran cantidad de proyectos con muchas cuentas grandes”, dice Ludovic Le Moan. “Desarrollamos negocios a escala global. Sigfox está en contacto en particular con varias industrias automotrices, de transporte, distribución masiva y farmacia”.

No queda nada por hacer. Sigfox se enfrenta a la competencia de los operadores de telecomunicaciones, que utilizan tecnologías cercanas a la suya, como LoRa o NB-IoT. Además, los líderes del móvil sostienen que el 5G, cuyas primeras implementaciones comenzaron en todo el mundo, ha sido calibrado para soportar, de manera masiva, los objetos conectados a alta y baja velocidad. Para Ludovic Le Moan, estas consideraciones son una parodia: “5G va a ser muy costoso. No fue diseñado ni adaptado para manejar mensajes pequeños, tan importante para el IoT industrial”. En cualquier caso, esta competencia de los operadores es un obstáculo para el desarrollo de Sigfox. La batalla por el dominio de la IoT industrial promete ser feroz.