IoT, Big Data, Inteligencia Artificial… tecnología digital al servicio de la transición energética

Fuente: Les Echos / Escribe: Etienne Thierry-Aymé

¿Qué pasaría si la transición energética aprovechara la revolución digital en curso y la contribución de sus tecnologías disruptivas (datos, IA o IoT) para acelerar su desarrollo? Muchos ya lo creen hoy mismo, al más alto nivel europeo así como a nivel local …

Puede que te lo hayas perdido … A mediados de febrero de 2020, la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, la Comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, y el responsable del Mercado Interior, Thierry Breton, presentaron sus hojas de ruta para “dar forma al futuro digital de Europa”. Entre el paquete de propuestas presentado ese día, también dejaron este recordatorio: “La transformación verde y la transformación digital son dos desafíos inseparables. “

Los Comisarios obviamente desarrollaron lo que tenían precisamente en mente: “Las tecnologías digitales son esenciales para permitir que la UE logre la neutralidad climática para 2050 y así cumplir con el objetivo establecido en el Acuerdo Verde Europa”. Para combatir el cambio climático de manera más efectiva y proteger el medio ambiente, los miembros de la Unión ahora están invitados a “aprovechar la inteligencia artificial, el 5G, la computación en la nube y el procesamiento de datos en el borde, así como el Internet de las Cosas “.

Edificios más inteligentes y eficientes.

Ya es hora … La consultora en estrategia energética territorial Laurence Mine, una excelente analista y practicante del sector que hoy apoya a las autoridades locales, lo enfatiza de esta forma: “Hemos estado escuchando los mismos discursos durante veinte años y estamos implementando las mismas soluciones”, particularmente en la industria de la construcción. La experta lamenta “una forma de conservadurismo, sin ningún trabajo prospectivo real que asocie ecología y digital”. Y recuerda el inmenso potencial del ecosistema de energía eléctrica del par datos-IA para “mejorar los rendimientos, el transporte, el almacenamiento y el consumo”.

Julien Paulou, director de energía y clima de la firma de consultoría Deloitte France, está de acuerdo: “Hoy, es necesario acelerar y priorizar las acciones para la sobriedad y la eficiencia energética en la vivienda, comenzando con el aislamiento del edificio, pero también con las medidas para alentar cambios en las prácticas de consumo de energía de los hogares. En particular, debemos aprovechar el potencial hasta ahora subexplotado de controlar la energía de los medidores de comunicación inteligentes”.

En un foro reciente, Gweltaz Le Coz, experto en construcción inteligente en Matooma, especialista en la conexión y gestión de objetos conectados por tarjeta SIM, imaginó así la construcción inteligente del mañana, que se establecería para 2050. Un edificio que se ha vuelto autónomo y capaz de aprender todos los días el comportamiento de sus usuarios, con el fin de gestionar los picos y mínimos en el consumo, reduciendo o aumentando el nivel de calefacción, o apagando o encendiendo las luces automáticamente. Usos que deben permitir “optimizar el consumo de energía y reducir los costos”.

Algunas preguntas y lo que se espera

Con esta buena noticia, para enfrentar el desafío de la transición, Francia ya tiene serios campeones. Es el caso del operador de red Sigfox, el proveedor líder mundial de conectividad para Internet de las Cosas, con sede en Labège, en las afueras de Toulouse, cuya tecnología patentada de “banda ultra estrecha” permite la comunicación en distancias muy largas, a dispositivos de muy baja velocidad entre ellos, mientras consumen muy poca electricidad.

Sin embargo, para que estas nuevas tecnologías se vuelvan más democráticas y tengan un impacto real en la transición, todavía habrá algunas preguntas importantes por resolver, en particular la del uso por algoritmos e IA de todos los datos recopilados por edificios inteligentes, ciudades inteligentes o redes inteligentes, pero también la de la interoperabilidad y seguridad de los objetos conectados.

Para responder a esto, Laurence Mine ahora está poniendo muchas esperanzas en las autoridades locales, particularmente en lo que respecta al lado financiero. “IA, datos, IoT o redes dedicadas al Internet de las Cosas … estas tecnologías son cada vez más rentables. Su potencial es enorme hoy, y esto lo entienden las comunidades”, afirma el consultor. Por eso, en todas partes de Francia, están invirtiendo. Y el experto ya está salivando: “Raramente he visto un período tan favorable para la transición energética. Todo me da hambre. ¡Me siento muy hambriento!” Compartimos su apetito.