digitalización del agua

Hidroconta emprende la digitalización de la red de abastecimiento de agua urbana mediante tecnologías IoT

Fuente: Smart Water Magazine

Cada día interactuamos con más dispositivos a los que llamamos inteligentes, desde robots de limpieza hasta frigoríficos o coches. ¿Y por qué no con el suministro de agua? Conectar dispositivos de monitoreo de agua a la nube y operarlos de forma remota no solo nos permite controlar un dispositivo de forma remota, sino también recopilar datos según sea necesario para optimizar su uso.

Desde hace varios años, Hidroconta apuesta por la digitalización de la industria del agua. Ejemplo de proyecto exitoso, este caso de estudio consiste en la digitalización de una red privada de agua potable donde los medidores de agua han sido equipados con tecnología de comunicaciones para visualizar los datos obtenidos con una aplicación fácil de usar.

Situada en la Comunidad de Madrid, la promoción de viviendas Urbanización Montealina eligió a Hidroconta para llevar a cabo un proyecto de digitalización. Específicamente, Hidroconta ha instalado sensores en más de 400 puntos de monitoreo con sus equipos, utilizando la red Sigfox 0G del desarrollo, brindando tecnología de comunicaciones a través de IoT para visualizar los datos obtenidos en una aplicación amigable que los residentes pueden utilizar.

Montealina necesita un sistema de control de los consumos por sus características: las viviendas cuentan con amplios jardines y piscinas, y la propia urbanización gestiona su red de agua potable con sus recursos.

El sistema de telemetría instalado cuenta con módulos de comunicaciones IRIS desarrollados por Hidroconta que funcionan, en este caso, con el protocolo de comunicación SIGFOX y su red 0G. Transfieren los datos a nuestro software web DEMETER y a una APP para usuarios finales para que puedan controlar el consumo individual de su hogar, de modo que los propietarios puedan controlar instantáneamente su consumo.

Protocolo de comunicaciones

La justificación para elegir el protocolo Sigfox, una red de comunicaciones madura, en este proyecto es la buena cobertura que ofrece su red 0G dentro de la urbanización Montealina. Sigfox es el principal proveedor mundial de conectividad para Internet de las cosas (IoT) y el creador de la red 0G. Esta red ya se ha desplegado en 5,4 millones de km2 y 70 países, conectando territorios que albergan a una sexta parte de la población mundial.

En el proyecto de implementación de sensores en Montealina, los dispositivos a conectar se ubican en gabinetes montados en las paredes exteriores, algo que ayuda con la cobertura necesaria para la conectividad IoT. Por otro lado, el despliegue necesario para la instalación es rápido y sencillo, lo que ahorra costes del proyecto.

Mapa de comunicaciones

El proyecto de digitalización del agua urbana de Montealina implica el control de activos, desde el agua bruta y la red comunitaria hasta las propiedades individuales de los usuarios del agua. El proyecto consta de cuatro tipos de activos que han sido equipados con un módulo IRIS para hacerlos “inteligentes”:

° 1 metro a la salida del depósito que controla los consumos de toda la urbanización. Es un medidor electromagnético.
° 9 metros para distritos con parquímetros que controlan las unidades de la segunda fase del desarrollo habitacional. Son medidores tipo Woltman, que se utilizan para calcular un balance hídrico y detectar fugas.
° 430 metros que controlan la toma de agua de las propiedades individuales. Se trata de contadores de agua de bajo caudal y chorro múltiple que han sido dotados de un emisor de impulsos tipo reed-switch y un dispositivo IRIS adaptado a dichos emisores.
°15 metros que registran el consumo de agua en jardines de uso común. En este caso, también son medidores multi-jet con emisor de pulsos y dispositivo IRIS.

Todos los dispositivos se comunican mediante el protocolo Sigfox y su red 0G a través del módulo de comunicaciones IRIS. Estos dispositivos transmiten una vez al día y registran el consumo cada hora. Además, integran una alarma para detectar fugas cuando el consumo es constante. En este sentido, se realizan balances hídricos, tanto para el abastecimiento global de agua como para las áreas de medida del distrito interno. Esto permite estudiar cualquier fuga en la red para mejorar el rendimiento de la red.