El dispositivo de esta startup podría ayudar con la crisis del oxígeno

crisis del oxígeno

Fuente: EMBRATII

A través del Internet de las Cosas, ATAS O2, de Salvus, promete optimizar la gestión del oxígeno médico

La crisis generada por la falta de oxígeno medicinal que provocó decenas de muertes de pacientes en el Covid-19, en Manaus, evidenció un grave problema de monitoreo y seguimiento en el tratamiento de enfermedades que requieren el aporte. Para ayudar a evitar situaciones como esta, la startup Salvus, de Pernambuco, desarrolló ATAS O2, un dispositivo que utiliza inteligencia artificial para monitorear automáticamente las reservas de oxígeno. El proyecto fue desarrollado en asociación con la Empresa Brasileña de Investigación e Innovación Industrial (EMBRAPII) y está listo para ingresar al mercado.

Investigadores de la Unidad EMBRAPII – Cesar, participaron en el desarrollo del proyecto, que incorpora Internet de las Cosas (IoT) en su concepto. En la práctica, el equipo conecta los cilindros a internet para que la monitorización se realice de forma automática, es decir, sin necesidad de trabajo humano. Los datos de consumo y stock se transmiten a la computadora del gerente de la institución o empresa responsable, que administra la carga de forma remota.

Además de mejorar la logística y ahorrar recursos, también se beneficia la seguridad del paciente. La solución también identifica fugas o errores en el proceso, que deberían generar ahorros del 30% al 40% del gas, y advierte a los profesionales de la salud sobre cualquier ocurrencia relevante.

“Necesitamos entender que lo que pasó en Manaus puede pasar en otras ciudades”, dice Maristone Gomes, CEO de Salvus. “Tenemos una solución que podría haber actuado para mejorar la gestión del oxígeno y reducir este problema, principalmente evitando el desperdicio de oxígeno y mejorando la visibilidad”. EMBRAPII dispone de una línea de financiación especial para startups con recursos no reembolsables. El objetivo es incrementar su competitividad en el mercado promoviendo la interacción con otras empresas y beneficiando al sector industrial. En este caso de Salvus, el proyecto también contó con el apoyo de su socio con Sebrae.