@Sigfox: EL IOT EMPODERA A MÉXICO CON REDES LPWAN

El portal Netmedia.MX conversó con Daniel Guevara, CEO de IoTNet México, sobre la forma en la que el IoT está empoderando a México a través de sus redes LPWAN. La entrevista se dio en el marco del 14º bSecure Conference.

Frente al hecho de que existen limitantes para el IoT, entre las que destaca el de la autonomía (es decir, el consumo energético de los dispositivos que es un gran problema), Guevara señaló que tenía que llegar nueva conectividad ligada a un bajo consumo energético: “Queremos decenas de años de horas útiles para los sensores. Por eso se crean las LPWAN, o LoRa, y las que llegarán con los carriers tradicionales. AT&T anunció LTE con la variante M que consume menos ancho de banda para dar mayor uso de batería”. Actualmente IoTNet se encuentra desplegando en México una red de antenas de la empresa Sigfox, firma francesa que surge en 2014 y quiere conectar el mundo físico al mundo virtual, a la nube.

Netmedia.Mx define a Sigfox como “una plataforma que envía 12 bytes de información y recibe 8 bytes. Parece muy poco, pero es suficiente para comunicar temperatura, utilizar sensores, geolocalización, o un heartbit (que es 0 bytes). Es como el twitter del internet de las cosas. Sigfox es una red pública, autónoma a nivel nacional, que capta la información y la pone al servicio del cliente final. Estas nuevas tecnologías se basan en que todo sea “bajo”: bajo costo, bajo consumo de energía, bajo ancho de banda”.

Hasta ahora LTE ronda los $10 o $15 dólares y se tiene que llegar a centavos de dólar para hacer realidad el IoT. Guevara explicó que el objetivo sería similar al de un medidor de agua tradicional: que los sensores o las cosas conectadas funcionen 15 años con baterías tradicionales, o sin baterías.

De esta manera, pues, se están desplegando antenas por todo el país. Con una altura de apenas 70 centímetros, el 90% del tiempo no envían mensajes, sino reporte de generación de datos hacia internet. y eso explica por qué la seguridad cambia completamente. Esto no está conectado a IP. Las redes Sigfox se están desplegando en 36 países desde el año pasado. Tienen ya 200 millones de personas en cobertura en América Latina: 70 ciudades en México.

Guevara aclaró que no se envían fotos, vídeo, ni audio: “Son solo 12 bytes, vamos a anchos de banda pequeños para romper problemas en cobertura, consumo energético y costos”. En otras palabras, señala Netmedia.Mx, “el objeto o sensor no está conectado. Tiene la facilidad de enviar y recibir mensajes pero no está conectado”.

Guevara lo explica de esta forma: “Cada vez el IoT será más tonto, porque entonces será más barato. Si voy a hacer un proyecto de 1 millón de dispositivos tienen que costar menos de $1 dólar cada uno. Los dispositivos son tontos, generan información y la envían. Con respecto a la cibercriminalidad, el dato de un sensor en un estacionamiento no representa un problema si es violado,  pues por sí solo no representa un riesgo de seguridad, pero sí en la nube donde está correlacionada la información. Es por ello que se debe analizar la solución completa. Si se incluye mayor seguridad estoy incurriendo en más costo y quizá por un dato de un bote de basura no valga la pena. Se tiene que lograr un buen balance”.

Existen ya casos de éxito del uso de la red Sigfox, como el de un distribuidor de gas LP en San Luis Potosí que colocará sensores de bajo costo y consumo de energía para “uberizar” el servicio de resurtido de gas, a través de una app, incluso aunque no esté en casa el usuario. Con esta información sabrá dónde hay más consumo de gas y podrá venderle esa información a proveedores de gas natural para iniciar el despliegue de las tuberías donde tenga más sentido.