De qué manera las velocidades de red más lentas pueden beneficiar al Big Data

Fuente: Tech Republic / Escribe  

Los CIO y los planificadores de Big Data deben hacer sus cálculos financieros y pensar en el costo del transporte de datos

No existe empresa o proveedor de comunicaciones que no esté pensando en la importancia de las redes 5G, que prometen velocidades de transferencia de datos y baja latencia que pueden ser hasta 100 veces más rápidas que sus contrapartes de la red 4G. El beneficio de estas redes de alta velocidad para cargas de big data no hace falta decirlo, pero también hay casos en los que pagar el dinero extra por la capacidad 5G o incluso 4G no tiene sentido, incluso con big data.

Aprovechando los beneficios que un transporte de datos más lento como las redes 2G o incluso el 0G puede aportar al mundo del Internet de las Cosas (IoT), se encuentran compañías como Sigfox que ofrece una red global de comunicaciones “G lenta” para operadores de la industria logística.

“Nuestro enfoque está en el seguimiento de activos”, dijo Ajay Rane, VP de desarrollo de negocios globales de Sigfox. “Las compañías a menudo encuentran mejores retornos de inversión (ROI) para los activos que están rastreando cuando pueden reducir el costo de las comunicaciones que están pagando”.

Rane citó el ejemplo de camiones que transportan manzanas.

“Las manzanas pueden valer entre $ 50 y $ 100 por paleta”, dijo. “Las empresas pueden preguntarse si vale la pena tener comunicaciones de alta potencia para sus redes, dado el valor relativamente bajo de la carga. En estos casos, existe una ventaja de utilizar comunicaciones con velocidades a nivel 2G o 0G , porque es significativamente menos costoso y puede obtener un ROI más rápido “.

Aquí hay otro ejemplo: un gran fabricante de neumáticos quiere rastrear sus contenedores que varias compañías de logística de terceros (3PL) están recogiendo y entregando a las tiendas. El objetivo es determinar la mejor ruta para cada contenedor, y la estrategia es rastrear las rutas de cada 3PL y determinar cuál es la mejor opción de entrega y costo para cada ruta.

En este caso, se realiza un seguimiento de los grandes datos de IoT, pero los datos entrantes no necesitan ser en tiempo real o casi en tiempo real, solo deben recopilarse con fines analíticos. La decisión en este caso es usar velocidades de transferencia de datos 0G porque no es necesario entregar los datos en tiempo real. También hay ahorros sustanciales de costos y ROI que pueden lograrse más rápidamente.

Casos de uso como este se pueden aplicar a otro procesamiento de big data a menor costo, pero ¿lo están haciendo suficientes empresas?

La red, el ancho de banda y las velocidades de transferencia de datos deberían ser una parte integral de la planificación de big data, pero a medida que las empresas luchan por obtener los tipos correctos de datos, desarrollar análisis operativos de negocios y transformar sus negocios, las consideraciones de red a menudo pueden asumir una posición subordinada. Como resultado, el valor predeterminado puede ser ejecutar los datos en una red 4G, cuando el ROI en las comunicaciones puede no garantizarlo.

“Hay muchos activos de la compañía que pueden no ofrecer el valor para garantizar una implementación costosa de una red 4G o superior”, señala Rane. “Un rastreador básico para estas redes podría costar hasta $ 100. Para una red 0G, el costo es más como de $ 20”.

Esta es la razón por la cual los CIO y los planificadores de big data deben hacer sus cálculos financieros y pensar tanto en el transporte de datos tanto como eb la mecánica de recopilar los tipos correctos de datos y entregar análisis impactantes. Podrán ofrecer los mejores resultados de análisis de big data y valor para la toma de decisiones empresariales, y también los mejores resultados para el resultado final.

(*) Imagen de portada: Blue Planet Studio, Getty Images/iStockphoto