¿De qué manera llevará el IoT las utilidades al mundo post Covid-19? Entrevista con Jonathan Tan, Director Gerente de UnaBiz Singapur

Fuente: GovInsider

En 430 a. C., una misteriosa enfermedad devastó Atenas. Cuando murieron decenas de miles, el orden social se vino abajo. Atenas cayó del poder y la enfermedad alteró la historia.

Hoy, nuestras vidas se están reescribiendo a medida que nos adaptamos al Covid-19. Las tendencias a largo plazo han surgido de la pandemia, en primer lugar, el movimiento acelerado hacia la digitalización.

Estamos contemplando nuevas posibilidades de cómo los servicios críticos con activos heredados –como el agua, el gas, la energía y el saneamiento– evolucionarán y desafiarán las formas tradicionales de trabajo.

Utilidades de digitalización con sensores

Todos nuestros trabajos están cambiando rápidamente, pero no a la misma velocidad. Los roles de mantenimiento y monitoreo que requieren que las personas visiten casas o viajen entre múltiples instalaciones no son posibles durante esta pandemia, pero los sensores podrían permitir que las empresas de servicios públicos realicen este trabajo de forma remota.

Al digitalizar los medidores de agua con sensores, el personal de servicios públicos ya no necesitará visitar cada bloque de viviendas y propiedades para tomar lecturas, lo que reduce el riesgo de infección. Esto también permitirá una recopilación de datos mucho más regular, ya que los sensores permitirán a las empresas de servicios de agua recopilar datos en tiempo real.

Estos datos permiten a las empresas de servicios públicos personalizar los servicios a los clientes, desarrollar nuevas soluciones y hacer que las operaciones sean más eficientes. Por ejemplo, las empresas pueden usarlo para comprender los patrones de uso y administrar el suministro. Compartir estas ideas con los consumidores les permite controlar su propio uso.

“El medidor inteligente no se trata solo de automatizar el proceso de lectura manual del medidor; también se trata de transformar el negocio de servicios públicos digitalmente y devolver la libertad a los consumidores. Una vez que los consumidores pueden monitorear su patrón de uso, pueden ajustar sus hábitos en sus propios términos para ahorrar agua y ahorrar en las facturas de servicios públicos “, explica Jonathan Tan, Director Gerente de UnaBiz Singapur. “Las empresas de servicios públicos también pueden incentivar a sus clientes para que a largo plazo pueda remodelar el comportamiento de los clientes”.

Los medidores inteligentes ya han permitido a la compañía de gas japonesa NICIGAS crear planes de precios diferenciados basados ​​en el consumo en temporadas altas y bajas. La utilidad comparte datos de uso con los consumidores a través de una aplicación, lo que permite un reemplazo oportuno de los cilindros de gas.

Yendo más allá, los sensores en tuberías y bombas pueden permitir que las empresas de servicios públicos de agua y gas realicen un mantenimiento predictivo. Utilizando los datos de los sensores, el clima y los registros de mantenimiento, las empresas de servicios públicos pueden predecir la hora y la ubicación de la falla del equipo y planificar el mantenimiento por adelantado, lo que reduce la necesidad de visitas humanas.

Las ciudades ya están utilizando sensores para gestionar el saneamiento y desplegar al personal de servicios ambientales de manera más efectiva. Los baños públicos normalmente se limpian en un horario regular, independientemente de su uso, pero algunos necesitan más atención que otros. UnaBiz está trabajando en un proyecto de inodoro inteligente para instalar sensores en inodoros en las estaciones de tren. Estos miden la cantidad de personas que han usado el inodoro, los niveles de amoníaco y recopilan comentarios de los usuarios para medir la limpieza de la instalación en todo momento, dice Tan.

Los conocimientos recopilados a partir de los datos pueden permitir a las empresas crear rotas de limpieza más inteligentes, lo que reduce la cantidad de personas que viajan y al mismo tiempo garantiza buenas instalaciones públicas. Al monitorear la calidad del servicio en tiempo real con sensores, los gobiernos pueden usar un enfoque basado en resultados para evaluar el desempeño de sus instalaciones, en lugar de exigir una plantilla fija. Esto permite que las instalaciones mantengan un equipo más pequeño de trabajadores esenciales para el mantenimiento.

Escalando el IoT con 0G

A medida que las ciudades busquen estas nuevas formas de trabajo, necesitarán tecnologías que sean rentables y fáciles de implementar, para adaptar y ampliar rápidamente su uso de IoT.

Para crear una red de sensores eficiente, menos es más. Al minimizar la recopilación de datos solo a lo necesario y relevante para recopilar información específica, se reduce el costo y se usa menos energía, permitiendo que los dispositivos disfruten de una mayor autonomía energética. “Se vuelve muy liviano y dura mucho tiempo. Esa es la belleza de 0G”, agrega Tan.

Los sensores basados ​​en redes 0G son más duraderos, incluso más eficientes energéticamente y tienen costos más bajos. 0G es perfectamente adecuado para servicios públicos y aplicaciones de ciudades inteligentes, ya que son las redes más confiables y asequibles para transmitir datos a gran escala a largas distancias.

Son de baja energía y están diseñados para durar con poco mantenimiento. “Busque una red con muy poco consumo para que pueda durar mucho tiempo”, explica Tan. “Si usa un consumo de red 3G, la batería de un sensor probablemente durará unos días. Si no, necesita poner un cable de alimentación para cargarlo”. Un medidor de agua que funciona con una red 0G podría durar 15 años sin que nadie tenga que inspeccionarlo o cambiar la batería.

La infraestructura y los activos de servicios públicos están construidos para las últimas décadas, por lo que es importante que las nuevas tecnologías también lo hagan. Esta eficiencia ha sido crucial para la asociación de NICIGAS con UnaBiz para conectar 850,000 medidores de gas en todo el país en una red 0G.

En lugar de una revisión completa de los activos heredados, UnaBiz instaló nuevas unidades inteligentes de eficiencia energética en el medidor de gas existente. El lector de medidores está diseñado para durar más de 10 años con sus baterías internas. La digitalización de la gestión del consumo de gas ha permitido a la compañía de gas recopilar más datos de manera precisa a un costo mucho menor en comparación con la lectura manual.

La red como servicio

Incluso con sensores inteligentes y 0G, las redes IoT son complicadas de instalar, operar y administrar, particularmente dada su escala. “Es extremadamente difícil y costoso implementar su propia red para ejecutar su proyecto de IoT”, explica Tan.

Cada vez más a las organizaciones les resulta “más rentable y útil comprar esta Red como servicio a un operador”, dice Tan. Las empresas no necesariamente tienen que invertir mucho en infraestructura de red para escalar. Con la red como servicio, un operador asume la responsabilidad de la red completa. Esto quita la carga de las empresas para el mantenimiento y la gestión de la red, y les permite centrarse en sus competencias básicas, ya sea saneamiento, tráfico, agua o carreteras.

Las empresas de servicios públicos pueden centrarse en los datos y la capa de software, desde el mantenimiento predictivo o las aplicaciones del cliente, para ayudarlos a comprender el consumo.

Tan comparte: “Los CIO serán competentes en el software, el análisis y el proceso comercial, pero probablemente no en la red. Ahí es donde entra en juego Network-as-a-Service “.

Desde el agua hasta el saneamiento, desde el gas hasta el gobierno: los sensores livianos basados ​​en la red 0G y una moderna asociación de red como servicio respaldarán a los proveedores críticos en las ciudades para salir fortalecidos de esta crisis.