fbpx

Enfermedad del legionario: cómo el IoT resuelve los riesgos que existen en los edificios y propiedades resurgidos por la pandemia

Enfermedad del legionario: cómo el IoT resuelve los riesgos que existen en los edificios y propiedades resurgidos por la pandemia

Fuente: Water Online / Escribe: Jeremy Prince, CEO de Sigfox

El año pasado, el COVID-19 surgió como una amenaza para la salud global en más de un sentido. Además del costo que representa el virus en sí, la pandemia presenta una serie de otras amenazas a la seguridad a medida que las prioridades y los recursos cambian para abordar la preocupación más grande que tenemos entre manos. En particular, a medida que los edificios cierran para adaptarse a las órdenes de quedarse en casa, los equipos de propiedad pueden suspender las tareas de mantenimiento de rutina por el momento, lo que permite que las bacterias dañinas se propaguen hasta que regresen las fuerzas laborales.

La enfermedad del legionario, una infección pulmonar causada por la bacteria Legionella que puede matar a aproximadamente el 10 por ciento de quienes la contraen a través de complicaciones asociadas con la infección, es una de esas amenazas. La bacteria Legionella, que se encuentra comúnmente en el agua, puede proliferar durante el estancamiento, lo que aumenta las probabilidades de que ocurra ya que menos personas visitan y ocupan edificios. De hecho, previendo este riesgo, a fines de septiembre de 2020, el Ejecutivo de Salud y Seguridad del Reino Unido (HSE) publicó un boletín en el que advirtió que las instalaciones que se abrían o reabrían recientemente después de que los cierres relacionados con COVID-19 debían evaluarse para detectar el riesgo de Legionella.

Sin embargo, si bien el impacto de COVID-19 presenta una mayor oportunidad para que se desarrolle la enfermedad del legionario, no es solo una preocupación específica de una pandemia, ni una aislada en el Reino Unido. En los Estados Unidos, los CDC informan que la cantidad de casos de legionelosis, que incluye la enfermedad del legionario, ha aumentado desde 2000, con casi 10,000 casos en 2018. Dadas las circunstancias resultantes del brote de coronavirus, se espera que exacerben ese riesgo, y los administradores de edificios deben priorizar la lucha contra la propagación de Legionella mientras navegan por la reapertura.

Afortunadamente, existen pautas sobre cómo prevenir esta bacteria. Los administradores de las instalaciones y los propietarios ya están obligados a realizar evaluaciones de riesgo de Legionella, monitorear las redes y los cambios en los sistemas y tuberías de agua caliente sanitaria (ACS), identificar los puntos de muestreo y comprobar de forma rutinaria que se cumplan los requisitos mínimos de temperatura para el almacenamiento, la distribución y el retorno del circuito para el ACS. Debido a estos requisitos, la bacteria Legionella no se encuentra comúnmente. Por lo tanto, cuando aparece, la mayoría de las veces se debe al incumplimiento de las normas sanitarias. Esto puede ocurrir en presencia de “brazos muertos”, un tubo de agua donde el agua se estanca y / o la no utilización prolongada del sistema o parte del sistema.

Tradicionalmente, los administradores de propiedades tendrían que verificar físicamente y registrar las mediciones de la temperatura del agua y detectar ellos mismos los riesgos potenciales para la salud, un proceso que es engorroso y poco confiable incluso en circunstancias normales. Adicionalmente, debido al nivel de involucramiento requerido para el mismo, el proceso presenta riesgo de exposición para quienes lo llevan a cabo.

Para evitar que la bacteria Legionella se infecte durante el período pandémico, los equipos de propiedad pueden mejorar la forma en que controlan sus suministros de agua, en particular las redes de distribución de ACS. A medida que el mundo del trabajo se vuelve cada vez más digital en todas las industrias, los responsables de la gestión del agua tienen la oportunidad de innovar y optimizar sus prácticas para promover tanto la seguridad como la conveniencia, utilizando soluciones como el Internet de las Cosas (IoT).

Prevención de legionarios con IoT

A medida que las propiedades intentan limitar la cantidad de personal en el sitio durante la pandemia, necesitan una forma de mantener información crítica sobre las condiciones del edificio, como sus fuentes de agua, lo que pueden hacer con IoT. Los sensores de temperatura recopilarán y comunicarán los datos relevantes a un tablero central, lo que permitirá a los operadores monitorear de forma remota áreas más grandes en menos tiempo, al mismo tiempo que se adaptan a las prácticas de distanciamiento social.

Estos sensores pueden monitorear el estado de las tuberías, una instalación y / o un local completo en tiempo real. Las alarmas conectadas se pueden configurar para reconocer cuando los niveles de agua bajan a niveles bajos o cuando se alcanzan niveles o temperaturas de riesgo y, posteriormente, alertan a los administradores de las instalaciones de que se deben tomar medidas. Con la tecnología de IoT implementada, los equipos de propiedad se ahorran tener que realizar pruebas manuales y trabajos de medición que anteriormente requerían mucha mano de obra, y reciben análisis regulares y confiables de los riesgos probables presentes en el sitio.

Los sensores habilitados para IoT sobresalen cuando están conectados a una red como 0G (una red de área amplia de baja potencia que puede transferir pequeñas cantidades de datos a través de rangos largos). Siempre encendida, una red 0G proporciona conectividad constante para que los administradores de propiedades puedan mantener información continua sobre la calidad del agua de una manera rentable y ser notificados de las perturbaciones. Especialmente para organizaciones como las instalaciones de atención médica, donde es fundamental probar las condiciones ambientales con frecuencia, este tipo de soluciones pueden resultar cruciales.

Optimización de los esfuerzos preventivos con IoT

Si bien es oportuno en sus capacidades para prevenir la enfermedad del legionario durante la pandemia, IoT brinda a los equipos de propiedad beneficios que resultarán valiosos mucho después de las circunstancias inmediatas. Además de monitorear la temperatura del agua, los dispositivos conectados a IoT pueden medir la humedad, el consumo de energía, los niveles de gases o químicos, entre otras variables.

Estos dispositivos ya están funcionando en edificios “inteligentes”, que demuestran ser más seguros, más rentables y manejables para los equipos de construcción debido a la información holística asegurada por IoT. Equipados con esta información, los administradores de propiedades y los propietarios pueden intervenir antes de que los riesgos escalen hasta un punto que requiera costosos mantenimientos correctivos. Asimismo, están mejor posicionados para proteger la salud y seguridad de los ocupantes. Además de ayudar a proteger a los empleados y reducir los costos de funcionamiento de los edificios, IoT puede ayudar a los administradores de propiedades y a las empresas a optimizar la ocupación del espacio.

La pandemia presenta numerosos desafíos para los equipos de propiedad, pero IoT puede ayudar. Desde peligros evidentes como la bacteria Legionella que se acumula en las fuentes de agua, hasta preocupaciones económicas con respecto a la ocupación del espacio, IoT otorga a los administradores de edificios y a las empresas los conocimientos necesarios para abordar y solucionar los problemas a medida que surgen. Los dispositivos habilitados para IoT, cuando se conectan a una red avanzada como 0G, permiten a los equipos de propiedad y a las empresas tomar decisiones comerciales informadas y promover el bienestar de todos los que ocupan sus espacios, ahora y a largo plazo.

 

Related Posts